El metaverso: tres cuestiones legales que debemos abordar
febrero 09, 2019
by Alvaro Carlos Herrera-Morales

El » metaverso » parece ser la última palabra de moda en tecnología. En términos generales, el metaverso puede verse como una forma de ciberespacio. Al igual que Internet, es un mundo, o incluso una realidad, más allá de nuestro mundo físico en la Tierra.

La diferencia es que el metaverso nos permite sumergir una versión de nosotros mismos como avatares en su entorno, generalmente a través de realidad aumentada (AR) o realidad virtual (VR), a la que las personas pueden acceder y podrán acceder cada vez más utilizando herramientas como gafas VR.

Si bien todo parece muy emocionante, un abogado curioso como yo se inclina a preguntar: ¿quién o qué gobierna el metaverso? A mi modo de ver, hay tres áreas clave que, en esta etapa, son legalmente turbias.

1. Un mercado sin límites

Las transacciones en el metaverso generalmente se monetizan utilizando criptomonedas o NFT (tokens no fungibles). Un NFT es un activo digital único: puede ser una imagen, una pieza musical, un video, un objeto 3D u otro tipo de trabajo creativo. El mercado de NFT está en auge; en algunos casos, estamos hablando de ventas equivalentes a millones de libras.

Si bien es difícil decir si se trata simplemente de una tendencia o de una forma nueva y emocionante de inversión de capital, este tipo de transacciones plantea algunas preguntas legales interesantes.

Por ejemplo, en el mundo “real”, cuando se trata de comprar una obra de arte, la ley de propiedad dicta que la propiedad es doble. En primer lugar, la propiedad puede atribuirse a la obra de arte física real. Y segundo, el comprador puede poseer o no la propiedad intelectual de la obra de arte, según los términos de la venta.

Pero, ¿qué tipo de propiedad se incluye precisamente en una transacción de arte digital? El bufete de abogados internacional Reed Smith ha dicho que la «propiedad» en el metaverso no es más que una forma de licencia o prestación de servicios. En tales casos, la verdadera propiedad aún recae en el propietario. Esto puede significar, por ejemplo, que el comprador no puede vender el artículo sin el permiso del verdadero propietario.


Leer más: ¿Una aplicación asesina para el metaverso? Llénalo con avatares de IA de nosotros mismos, para que no tengamos que ir allí.


Los bienes raíces virtuales también se han convertido en NFT, con personas y empresas que gastan enormes sumas de dinero para poseer una «propiedad» en el metaverso. ¿Se aplican aquí las complejidades de la ley de tierras? Por ejemplo, ¿la legislación del mundo real cubrirá a los intrusos en terrenos privados en el metaverso? ¿Puede obtener una hipoteca sobre su propiedad virtual?

El metaverso también puede ser susceptible de albergar un mercado virtual similar a Silk Road , que era un mercado de la web oscura que traficaba con drogas ilegales, armas y, supuestamente, » asesinatos a sueldo «. ¿Qué tipo de leyes se pueden implementar para salvaguardar que esto no suceda en el metaverso? Sería ideal tener una autoridad reguladora global que supervise el metaverso, aunque esto sería difícil de implementar.

2. Datos

Otra posible implicación legal del metaverso tiene que ver con los datos y la protección de datos. El metaverso expondrá nuevas categorías de nuestros datos personales para su procesamiento. Esto podría incluir expresiones faciales, gestos y otros tipos de reacciones que un avatar podría producir durante las interacciones en el metaverso.

Podría decirse que el Reglamento General de Protección de Datos ( RGPD ) de la UE podría aplicarse al metaverso, al igual que la Ley de Protección de Datos del Reino Unido . Pero dada la naturaleza novedosa del metaverso, para garantizar que los derechos de los usuarios estén protegidos, es posible que sea necesario revisar los procesos que rigen el consentimiento informado sobre el procesamiento de datos.

Una representación de dos avatares dándose la mano.
Las interacciones en el metaverso expondrán nuevos tipos de datos personales. Athitat Shinagowin/Shutterstock

Además, la naturaleza «sin límites» del metaverso significa que, si bien es posible que queramos asumir que se aplicará el RGPD, es posible que sea necesario aclarar las cláusulas que tratan sobre la transferencia y el procesamiento de datos fuera de la UE. El RGPD se aplica según la ubicación del sujeto cuando se procesan sus datos, no según su país de origen o ciudadanía.

Entonces, ¿podemos mirar la ubicación en función de la persona que opera el avatar, o es más apropiado mirar el avatar en sí, ya que son los datos del avatar los que se procesarán? Y si observamos la ubicación del avatar, ¿cómo determinaríamos a qué jurisdicción pertenece el metaverso?

3. Interacciones del usuario

Cuando los usuarios interactúan a través de sus avatares, podemos tener situaciones en las que se produzca algún tipo de altercado que equivaldría a infringir la ley, si se produjera entre personas en el mundo real. Dichos incidentes podrían infringir la ley de responsabilidad civil (que cubre reclamaciones civiles como negligencia o molestia) o la ley penal (que involucra actos ilegales y delitos como asalto, asesinato, robo o violación).

Imagina que un avatar ataca a otro. ¿Podríamos aplicar las leyes penales de asalto y agresión a esta situación? ¿Cómo podríamos hacer que un avatar sea responsable de sus acciones en el metaverso? Esto sería complicado, porque significaría que necesitamos atribuirle una personalidad jurídica al avatar, otorgándole derechos y deberes dentro de un sistema legal; permitiéndoles demandar o ser demandados.

Demostrar asalto o agresión también sería mucho más difícil porque generalmente requiere » daño corporal real «. En el metaverso, naturalmente, no habrá daños corporales reales. Sería un desafío probar el daño, la pérdida o la lesión sufrida por un avatar.


Leer más: Los ‘influencers virtuales’ están aquí, pero ¿Meta debería realmente establecer las reglas éticas básicas?


De manera preocupante, los depredadores sexuales ya están emergiendo en el metaverso, enmascarando su identidad detrás de un avatar que no se puede rastrear fácilmente hasta su operador en el mundo real. Por ejemplo, hemos visto incidentes de manoseo . Los usuarios en el metaverso pueden usar chalecos hápticos u otras tecnologías que realmente les permitirían sentir las sensaciones si fueran tocados o manoseados.

Las leyes de acoso sexual no exigen que el contacto físico constituya acoso sexual. Pero, ¿son las leyes existentes adecuadas para tratar este tema? En el entorno de la realidad virtual y los juegos, por ejemplo, ¿sobre quién recae la responsabilidad de garantizar la seguridad de los usuarios?

Hay pocas dudas de que los problemas de acoso sexual llegarán al metaverso, especialmente si los usuarios sin escrúpulos saben que esto es un área gris. Creer que sus acciones no se pueden probar, o que no se les puede responsabilizar por los eventos que tienen lugar en el metaverso, podría envalentonar tal comportamiento.

Esto vuelve a la cuestión de las personas jurídicas de los avatares: ¿es necesaria una persona jurídica para que los avatares sean responsables de sus acciones en el metaverso? ¿Y qué tipo de estándares y criterios deben existir para distinguir entre un avatar “legal” y la verdadera persona jurídica que opera ese avatar? Todos estos problemas deben abordarse antes de que el metaverso se convierta en la corriente principal.

The end.